Más vale prevenir
16 Mayo 2017
Autor:
Sección: Negocios

business man happyContar con un Plan de Continuidad de Negocios, es primordial para aumentar las posibilidades de recuperarse de una contingencia.

El lunes 13 de febrero Raúl, asistente principal del director de una empresa mexicana de facturación, fue el primero en llegar a su oficina en la avenida Reforma. Normalmente la encontraba vacía porque sus 30 empleados se presentaban a partir de las ocho de la mañana. Ese día lo recibió en la puerta el administrador del edificio, quien le explicó sobre un pequeño problema: una tubería del piso superior al de su oficina, se había roto. Cuando subió al piso seis, donde se encontraban sus oficinas, había unos cinco centímetros de encharcamiento, así que no se preocupó demasiado, pero al acercarse se dio cuenta que todo el plafón de la oficina había caído sobre los escritorios, computadoras y teléfonos, dejando inservible el espacio de trabajo.

De inmediato se tranquilizó porque recordó que el seguro de daños estaba vigente, además de que seguramente el arrendador del edificio estaría de acuerdo en cubrir el deducible. Llamó al director de la empresa y le explicó todo el caso; este lo escuchó y le preguntó cuánto tiempo tardaría el trámite de la aseguradora y luego la reparación del techo. Raúl calculó que no más de 30 días para todo el proceso, pero pare ese momento ya no estaba igual de tranquilo, ¿Qué pasaría con las operaciones de la empresa durante esos 30 días?, ¿En cuáles servidores podrían seguir operando?, ¿Cómo podrían recuperar toda la información histórica que se almacenaba en esas computadoras?

Impactos indirectos
Lo que le sucedió a esta empresa no fue un desastre natural devastador que acabó con media ciudad, o una falla en el internet de todo el mundo. Fue una contingencia causada por una situación cotidiana, que afectó solo a ellos, pero que igual que una catástrofe, impedirá que sus empleados entren a las oficinas durante 30 días. Además, perdieron equipos de cómputo e información irremplazable. Aunque el impacto financiero directo se cubre con la póliza de seguro que contrataron, el impacto indirecto puede llevarlos a una enorme pérdida de dinero y de reputación.

En CDMX, el año pasado se pagaron 16 mil millones de pesos en pólizas por daños como el de la historia, pero seguramente, igual que en la historia, los daños colaterales son aún mayores por no poder acceder al sitio de trabajo, no tener un sitio alterno de cómputo o perder la información histórica. Todos estos escenarios son los mínimos que deben contemplarse en un Plan de Continuidad de Negocio.
Continuidad de los Negocios
Estudios de nuestra compañía indican que en México, no más del 30% de las empresas de más de 100 empleados tienen un plan de continuidad de negocio, y de los que tienen, sólo la mitad los ha probado en el último año. Tener un BCP (Business Continuity Plan por sus siglas en inglés), es primordial para aumentar las posibilidades de recuperarse de una contingencia.

SALVADOR ARANDA

Por: Salvador Aranda.

Director Comercial de SDR.

 

Sello Mayo

 

 

Be Sociable, Share!

Comentarios
No hay comentarios en “Más vale prevenir”