Menos inversión en obra pública: causas y consecuencias
13 septiembre 2017
Autor:
Sección: Infraestructura y Obra

¿A qué se debe que un país deje de invertir en infraestructura?, ¿Por qué la construcción de escuelas, hospitales y suministro de agua pueden dejar de ser prioridad?, ¿Qué se sacrifica con esta baja de inversión en obra pública?

La inversión pública en nuestro país, observa ya desde hace algunos años crecimiento negativo, alcanzando incluso tasas de doble dígito en algunos periodos. Este resultado es una consecuencia directa de las medidas de austeridad en el gasto que el gobierno federal ha tomado, haciendo recortes al presupuesto desde hace un par de años.

Rezago en la inversión pública
Es importante recordar que cuando los niveles de endeudamiento de un país tienen altas tasas de crecimiento año con año, y éstas no se traducen en altas tasas de crecimiento y productividad, —México es un claro ejemplo de ello—, los inversionistas y analistas económicos prenden focos amarillos, es decir, se empiezan a preguntar si el país deudor tendrá capacidad de pago al mantenerse esta tendencia, o cual afecta la perspectiva que las calificadoras de deuda tienen de nuestra solvencia a mediano y largo plazo.

Si a esto le sumamos los problemas de inseguridad e impunidad que cuestionan la vigencia del estado de derecho en México, era de esperarse una drástica disminución de los requerimientos de financiamiento del gobierno para no convertir este problema en uno todavía más grande. Lamentablemente, el costo ha sido principalmente este gran rezago en materia de inversión pública.

Si el gobierno busca regresar la confianza a los inversionistas, necesita sanear sus finanzas en el corto plazo y tiene dos opciones: 1. Recortar gastos 2. Subir impuestos. La primera opción es más sencilla, se mantiene el gasto corriente y los proyectos de inversión son los afectados. Subir impuestos siempre es mucho más delicado y sobre todo, requiere más planeación y supone un costo alto; por lo tanto, se utiliza más la primera opción.

Esto es lo que le está pasando a México, y una de las consecuencias directas es la cancelación y/o posposición de proyectos de infraestructura (escuelas, carreteras, suministro de agua, etcétera), los cuales son inversión pública en su mayoría, ya que es difícil que empresas privadas obtengan utilidades de este tipo de proyectos.

Cómo juega el costo de financiamiento
Otro factor de suma importancia es el costo de financiamiento. Ante el repunte de la inflación, BANXICO ha subido la tasa de referencia interbancaria desde principios del 2016, alcanzando actualmente una tasa objetivo de 7%; esto afecta directamente el costo de financiamiento del gobierno, reduciendo aún más el flujo de recursos disponibles para gastar.

Por: Lic. César Ortega de la Roquette,

Presidente del Grupo OdelaRoquette y Bimsa Reports.

 

 

 

 

Be Sociable, Share!

Comentarios
No hay comentarios en “Menos inversión en obra pública: causas y consecuencias”