85% de las PyMEs en México viven actos deshonestos

En 2021, organizaciones en México vivieron algún tipo de delito, siendo las pequeñas empresas las más impactadas.

Para prevenir un acto poco ético o delito en las empresas se requiere cuidar a quién se contrata y construir relaciones de confianza, basadas en una cultura de prevención. Esto es importante en cualquier negocio sin importar su tamaño o sector, ya que independientemente del número de colaboradores, las PyMEs no están exentas de extorsión, robo hormiga, o de insumos, delitos que figuran entre los principales que viven las organizaciones en nuestro país.

La reciente Encuesta Nacional de Victimización de Empresas (ENVE) reportó que en 2021, 24.6% de las organizaciones del territorio nacional vivieron algún tipo de acto poco ético o delito, siendo las empresas medianas las que se encuentran en primer lugar con 46.9% de los casos reportados. Mientras que las unidades de negocios pequeñas no están menos expuestas, 38.2% de los dueños de este negocio declararon haber sufrido algún delito.

Las pequeñas empresas tienen, en su conformación, elementos que las pueden hacer más susceptibles a un fraude, por ejemplo, al ser equipos más reducidos, una sola persona necesita cubrir la labor de contratar, lo que resta tiempo para hacer una revisión detallada de los candidatos. Por otra parte, el hecho de brindar empleo a familiares o amigos sin, muchas veces, conocer si es un perfil calificado, aumenta los riesgos”, detalla Fernando Calderón, Managing Director de MIDOT México.

El primer paso para proteger es cuidar el proceso de contratar 

Ante estos datos, es necesario impulsar una cultura de prevención para la PyMEs que les permita conocer más detalles sobre los profesionales que contratan y poder evitar los incidentes que afectan la rentabilidad del negocio. De acuerdo con la misma encuesta del INEGI, el gasto en medidas de protección y de las pérdidas por los delitos en una MiPyME asciende a 537 mil 189 pesos, en el caso de empresas medianas; 164 mil 078 para las pequeñas y las micro podrían gastar alrededor de 31 mil 234 pesos.

Estos gastos se pueden minimizar con una evaluación sencilla y que el propio jefe, en el caso de una PyME, la puede aplicar, comenta el director de MIDOT México. Este proceso permite al empleador conocer más sobre la persona que va a contratar, por ejemplo, identificar si tiene cierta predisposición a cometer un acto deshonesto, como falsear los datos en su evaluación psicométrica.

Cambiar la cultura reactiva por prevención

En México un desafío importante para implementar una evaluación que ayude a tener mayor detalle sobre los candidatos o colaboradores ya contratados, es trabajar la “percepción errónea de que estas herramientas solo aplican para grandes empresas, con infraestructura y presupuesto robusto”, comenta calderón, quien cuenta con una solución PyME enfocada en diagnósticos de integridad e inteligencia emocional, entre otros aspectos.

El director detalla que la tecnología también es aliada de las MiPyMEs y hay opciones que se ajustan a sus necesidades, con evaluaciones destinadas a detectar sobre un candidato su nivel de honestidad laboral, el apego a las normas, la propensión a robo o fraude, así como evaluar inteligencia emocional, estilos de trabajo y antecedentes de delitos laborales.

Una adecuada contratación genera un impacto positivo a corto y largo plazo, evitando la fuga de ingresos o activos y previendo escenarios como un posible fraude y robo laboral. La aplicación de una prueba a tiempo puede prevenir la bancarrota del negocio”, finaliza Fernando Calderón.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Hoy, las estrategias de marketing de compañías de todos los tamaños se basan en...
Las empresas representan un papel importante en un país para que la economía crezca,...
En el dinámico y competitivo mundo de los negocios, pequeñas y me dianas empresas...