Auge del Derecho Corporativo como herramienta de crecimiento para empresas

El derecho corporativo mexicano tiene la particularidad de ser considerada una rama multifuncional del derecho, ya que se compone de diversas materias que la complementan, como derecho migratorio, propiedad intelectual, derecho laboral, fiscal, mercantil y civil, entre otras. El derecho corporativo es una de las herramientas más poderosas para el establecimiento, consolidación y crecimiento de cualquier sociedad, ya que se involucra en las partes esenciales de la operación, administración y desarrollo de las empresas.

Transversalidad de la disciplina

 El derecho corporativo se compone de distintas disciplinas, teniendo como eje el derecho mercantil, civil, laboral, fiscal, incluso el de propiedad intelectual. Esto convierte al abogado corporativo en un agente clave para que la conformación, re estructura y crecimiento de la empresa se apegue al marco normativo aplicable. Pero más allá del cumplimiento cabal de las distintas leyes, como la de Sociedades Mercantiles, Códigos de Comercio, Fiscales o Códigos Civiles, entre otras; un abogado corporativo también provee de estrategias que ayuden a la organización con sus buenas prácticas. Por ejemplo, en cualquier estructuración, planeación patrimonial o societaria, esquema de concursos, los abogados corporativos son pieza clave para el crecimiento de la sociedad.

Su principal función es la organización interna, para que mediante los estatutos que rigen la empresa en su funciona[1]miento interno, ayuden en las relaciones que tiene con los agentes externos, como clientes, autoridades, inversores, etcétera. A su vez, tiene objetivos prioritarios como: Asegurar la continuidad del negocio, promover la gestión de riesgos legales y organizacionales, garantizar que se cumplan los procedimientos, monitorear el desempeño del negocio y el cumplimiento de los objetivos, fomentar transparencia en las acciones y la confianza en los inversionistas, entre otras

Confianza que brinda un gobierno corporativo

 El abogado corporativo es un agente que, a través del diseño y planeación del gobierno corporativo en una empresa, se convierte en una agente clave, a nivel interno, al proveer de las mejores estrategias de cumplimiento legal para socios, directivos y organización interna, pero también externo, cuando la empresa debe demostrar a los diversos agentes con los que se relaciona que cuenta con prácticas efectivas a nivel de cumplimiento legal, regulatorio, incluso financiero. Acompaña a las sociedades y asambleas de accionistas en la toma de decisiones.

Por: Lic. Claudia Cruz

Por: Lic. Claudia Cruz

Socia de Jurídico Corporativo en Lofton Servicios Integrales.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Las empresas representan un papel importante en un país para que la economía crezca,...
En el dinámico y competitivo mundo de los negocios, pequeñas y me dianas empresas...
Las empresas sólo pueden sobrevivir compitiendo con procesos eficientes. La globalización y los procesos...