¿Cómo negociar tu salario?

Considera que se trata de un proceso personal.

¿Tuvo una entrevista de trabajo? Presentarse a este tipo de reuniones no es sencillo y resulta más complejo para negociar un sueldo desde un primer momento. Los factores para tener una respuesta positiva son diversos; sin embargo, sumará el contar con argumentos sólidos que permitan manejar la negociación:

  1. Define tus necesidades. Un dinero extra no le cae mal a nadie; sin embargo, ésta no es una razón de peso para demandar un mayor ingreso. Analiza tus prioridades en el ámbito profesional, laboral y personal. Cuestiónate si ese aumento obedece a razones familiares o si las metas propuestas y responsabilidades a cargo superan la propuesta económica. Es fundamental que tus expectativas sean acordes a tus resultados dentro del puesto.
  • Analiza a la empresa y tu puesto de trabajo. Investiga el mercado laboral, no sólo revises perfiles y puestos similares al tuyo en otras compañías, checa las actividades que desempeñan y redefine incluso tu cargo. Considera que los tamaños de las organizaciones son distintos, tu puesto puede realmente no ser el mismo en otro sitio. Conocer las tendencias te permitirá ser más objetivo al momento de tu petición; por ejemplo, si eres developer, formas parte de los perfiles de alta demanda y esto aumenta la posibilidad de lograr un mejor ingreso.
  • Determina el precio de tu trabajo. Algunas empresas no están abiertas a negociar un salario con quienes están por unirse a sus filas: “Si bien las negociaciones no siempre están abiertas, existen excepciones, una de ellas es cuando tu capacidad y/o experiencia te permiten sobresalir lo suficiente como para llamar la atención de tus superiores, concediéndote no sólo un aumento de salario, sino otro rango laboral dentro de la empresa”, comenta Roxana Kern, Co Founder y COO de Talently, empresa de tecnología educativa que ofrece capacitación y conecta desarrolladores latinoamericanos con empresas empleadoras internacionales.
  • Muestra confianza. Elabora una guía y ensaya tu discurso antes de comenzar la negociación; puedes incluir una lista de éxitos y objetivos alcanzados, así como el impacto y la satisfacción que representa la consecución de esas metas. En general, puedes hacer un resumen de tu experiencia, logros y presentar las razones por las que pides un aumento.
  • Dedica el tiempo necesario para prepararte, de esta forma podrás comunicar de manera objetiva tus logros y aspiraciones. Los buenos argumentos podrán justificar una solicitud de este tipo. Entre los aspectos más valorados destacan la iniciativa en el desarrollo de tareas, resolución de conflictos y responsabilidad. Considera que se trata de un proceso personal, por ello debes evitar compararte con tus ex o futuros compañeros.
  • Contempla beneficios e incentivos. Los beneficios que te pueden brindar no siempre serán monetarios, sino complementarios, tal vez sí un aumento económico no es viable, puedes negociar otras ventajas como: vales de despensa, seguros médicos o seguros de vida, descuentos en comercios con convenios, flexibilidad de horarios, facilidad para adquirir un carro, estudios, por mencionar algunos. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El Big Data, sin duda alguna, se ha convertido en una constancia día a...
Entre los posibles riesgos, la seguridad de la información es el más peligroso y...
Negocios como hoteles, restaurantes, bares, centros de entretenimiento como cines, tiendas de mochilas y...