¿Cómo pueden ayudar las normas en su organización?

PORTADA 50“La importancia de la normatividad reside cuando las  organizaciones deciden elevar su  competitividad dentro del difícil juego de la permanencia en el  mercado y el éxito sostenido.”

Existe una historia muy antigua que se remonta a la época de la antigua  Babilonia. Hammurabi, el famoso rey cuyo Código lleva su nombre, estableció  dentro del mismo cinco reglas para asegurar la calidad el comercio de la vivienda. Si un constructor  construía por encargo una casa que se  derrumbaba matando al propietario, el constructor pagaba con su vida. Si moría un hijo del  propietario, pagaba con la vida de un hijo. Si moría  un esclavo, pagaba con uno de igual valor; si causaba daños a propiedades vecinas, tenía  que repararlos a su costo; si por no cumplir con las especificaciones se derrumbaba una pared,   debía reconstruirla y reforzarla.
Sirva este ejemplo extremo que nos llega desde la antigüedad y de donde se rescatan otros  más de civilizaciones, cuyo legado ha perdurado  hasta nuestros días como un hecho ya comprobado:  las normas han servido para armonizar las relaciones entre la producción y el consumo.
Normalización como apoyo fundamental
La normalización, actividad fundamental en  el desarrollo de la civilización, ha sido un apoyo  fundamental para lograr la transición de la era industrial a la de la información; en sus ámbitos internacional, nacional, sectorial, entre otros, ha  facilitado el comercio y consecuentemente el  desarrollo económico. La velocidad con la que la información, productos, servicios y recursos dan la vuelta al planeta día con día ha reducido las distancias, y consecuentemente, ha vuelto un factor clave de éxito el logro de la competitividad para las organizaciones.  Podemos definir a la competitividad como: La capacidad de un país para atraer y retener inversiones; y de sus empresas, para satisfacer las necesidades del mercado interno y acceder a los  externos. Para que una empresa pueda obtener y mantener  ventajas competitivas, se logra mediante la  integración en los eslabones de las cadenas productivas  y ofrecer bienes y servicios que cumplan  con las normas que les apliquen. En la actualidad resulta imposible negar la influencia de factores externos en el desempeño y consecución de los objetivos de una organización. Una economía globalizada exige que la  competitividad se mida contra todos los jugadores  relevantes.

Por: Oscar Álvarez de la Cuadra López,
Si desea conocer el texto completo busque nuestra edición de Mayo en todos los Sanborns del país.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La firma da a conocer su nuevo motor de inteligencia artificial LLM, con el...
La Inteligencia Artificial, (IA) hizo su debut después de la Segunda Guerra Mundial con...
Al terminar la preparatoria tenía que decidir la carrera universitaria que estudiaría, siempre tuve...