Cómo ser resilientes y alcanzar objetivos realistas

En el trabajo puede ayudarnos a establecer una mentalidad diferente para afrontar nuevos objetivos.

La “resiliencia” como habilidad profesional y personal, es un concepto que fue utilizado primero en la Física para referirse a la capacidad de un material de volver a su forma original luego de ser manipulado o golpeado, luego la psicología lo tomó prestado para referirse a la capacidad de las personas de reponerse después de haber atravesado por eventos traumáticos, desde una pérdida de empleo hasta la muerte de un ser querido.

La resiliencia en el trabajo puede ayudarnos a establecer una mentalidad diferente para afrontar nuevos objetivos. Para N.C. Kurt, experto en potencial humano e instructor de Udemy, para lograrla se debe tener en cuenta lo siguiente:

  1. Autoconocimiento. El primer paso es tratar de conocernos a fondo y saber exactamente cuáles son nuestras fortalezas y debilidades, con el fin de tener claras nuestras posibilidades. Si no tenemos conocimiento de esto, nos será imposible trazarnos metas alcanzables y estimulantes.
  • Motivación. Es necesario comprender que si no alcanzamos los objetivos de este año, no significa que no lograremos lo que nos proponemos para el próximo. Debemos analizar lo que ha ido mal, hacer las correcciones necesarias, ser comprensivos con nosotros mismos y con los demás para encontrar motivación, lo que queremos conseguir colectivamente en el trabajo el año que viene. También es importante rodearnos de personas que puedan contribuir a nuestra motivación y estimularnos a perseguir nuestros objetivos con ahínco.
  • Nunca rendirse. Muchas personas ante las primeras dificultades se desilusionan y cambian de objetivos o simplemente los abandonan, pero es importante recordar la constancia para alcanzar lo que se quiere lograr. Por tanto, trabajar en desarrollar nuestra perseverancia es fundamental.
  • Ver los obstáculos como desafíos. En lugar de pensar “no puedo” (obstáculo) es mejor pensar cómo puedo salir adelante (oportunidad). Los desafíos nos empujan hacia el logro, mientras que los obstáculos nos frenan y, en ocasiones, nos llegan a detener por completo.
  • Capacidad de adaptación. Ser flexibles para adaptarnos rápidamente a las circunstancias es clave para ser resilientes en el trabajo y en la vida. La vida está hecha de cambios, y si no tomamos esto en cuenta, estaremos desilusionándonos cada vez que las cosas no salgan como nosotros deseamos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La firma da a conocer su nuevo motor de inteligencia artificial LLM, con el...
La Inteligencia Artificial, (IA) hizo su debut después de la Segunda Guerra Mundial con...
Al terminar la preparatoria tenía que decidir la carrera universitaria que estudiaría, siempre tuve...