Compras para aprovechar promociones, no por necesidad real

Compara precios en más de un establecimiento o e-commerce y examina si en verdad se trata de una “ganga” o si simplemente hay diferencias en cuanto a los montos de mensualidades.

Uno de los periodos de descuentos y ofertas más esperados está ante nuestras carteras y tarjetas de crédito, pero ¿en realidad debemos comprar todo lo que está en oferta o descuento? Antes de contestar, te invitamos a echar un vistazo a la siguiente información, que seguro, te ayudará a organizarte mejor.

Primero, ponte un presupuesto y comprométete a no rebasarlo, luego, analiza si aquello por lo que pagarás es algo necesario o sólo deseado, ya que expertos del Programa de Educación Financiera y Negocios de Banco Azteca, Aprende y Crece, aseguran que, es común que los consumidores compren solo porque quieren “aprovechar” la promoción de la época, (en México y el mundo), aunque ese producto o servicio no resuelva necesariamente una carencia.

Si concluyes que es fundamental para la vida cotidiana (tuya o de tu familia), segmenta tus necesidades, según se trate de algo para consumo individual o del área del hogar. Es decir, para necesidades personales, puedes delimitar algunas clasificaciones prioritarias como: el pago de productos o servicios para la salud/higiene, moda, belleza, gadgets/tecnología, etcétera.

Mientras que, para el hogar, puedes segmentar según las necesidades de electrodomésticos/tecnología, reparaciones, blancos, comestibles, mascotas, herramientas, muebles, jardinería, servicios de streaming, entre otros.

Si bien, no podrás abarcar todas las categorías con tu presupuesto, tendrás un panorama claro de lo que es urgente adquirir y una vez haciéndote de lo que importa mucho, quizá podrás darte un gusto que cubra “lo deseado” o aquello que responde a algo que no es imprescindible.

Ahora sí, si ya sabes qué vas a comprar, compara precios en más de un establecimiento o e-commerce y examina si en verdad se trata de una “ganga” o si simplemente hay diferencias en cuanto a los montos de mensualidades, considerando tasas de interés. También, te compartimos las siguientes recomendaciones antes de que apliques el clásico tarjetazo:

  1. Asegúrate que puedes pagar. Revisa tu presupuesto, sin olvidar incluir las deudas que tienes, así sabrás si puedes adquirir un compromiso más.
  • Compra bienes duraderos. Si piensas pagar a meses sin intereses, considera los beneficios y la vida útil del artículo a adquirir, es decir, que el artículo que compres dure más tiempo del que tardarás en pagarlo.
  • Usa aplicaciones bancarias. Te servirán para ayudarte a recordarlas fechas límite de pago y montos mínimos para que los intereses no te “coman”. Así, no te atrasarás con el pago de alguna mensualidad.

Empodérate como consumidor siguiendo estas recomendaciones financieras y disfruta con responsabilidad de estas temporadas y de tus tarjetas, pues se trata del fruto de tu esfuerzo cotidiano.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Al terminar la preparatoria tenía que decidir la carrera universitaria que estudiaría, siempre tuve...
La industria del conocimiento se en foca en la creación, adquisición, fortalecimiento y distribución...
La planeación es la clave para alcanzar con éxito los objetivos esperados. Puede sonar...