El poder de las emociones en la empresa

¿Qué nos hace perder los estribos dentro del trabajo? ¿Cómo podemos encontrar un equilibrio entre las emociones y la mente racional, que juegue a nuestro favor? ¿Por qué podemos perder todo ante una emoción desbordada, mal manejada sin darnos cuenta?

Hoy, una habilidad que hemos dejado de lado por impulsar otras como el manejo de la presión y el estrés, la capacidad innovadora, la facultad para hablar frente a público y demás, es la de la inteligencia emocional, o mejor traducido como la administración de nuestras emociones. Imagine la siguiente escena (muy parecida a la realidad o lo que puede decirse, del anecdotario): “un joven ejecutivo titular dirección dentro de una empresa, entra a una reunión con su superior y sus pares, donde tiene que negociar el presupuesto que le será asignado para este año.

 Cabe señalar que los pares de este joven ejecutivo son personas que tienen muchos más años que él de experiencia en la empresa, por lo que saben la estrategia para lograr obtener el recurso para sus direcciones.

 Durante la reunión, los otros directores exponen sus motivos y logran ir obteniendo de a poco, la cantidad de presupuesto que requieren para sus áreas y hasta un poco más, dejando un poco molesto y desesperado al joven ejecutivo, quien de repente, y cansado de ser ignorado y no tomado en cuenta en la reunión, explota, señalando que él no va a estar en reuniones donde no haya equidad para la toma de decisiones y por lo tanto, se levanta de la reunión, sale de la sala de juntas y azota la puerta, dejando a todos atónitos por su reacción”.

Esta anécdota da mucho material para poder entender como un mal manejo de las emociones nos puede hacer perder en los negocios: una toma de decisiones, una negociación, la queja de un cliente, el retraso en la entrega de algún insumo de nuestros procesos e infinidad de momentos clave dentro de la empresa ¿Fue la reacción adecuada por parte de nuestro joven ejecutivo ante la presión que estaba recibiendo de sus compañeros y del entorno? Probablemente diríamos con seguridad que no. Que fue la reacción menos aconsejada, ya que él debía mantener una postura neutral y no dejarse llevar ni enganchar por las cosas que no se le estaban acomodando dentro de la reunión.

Por: Aldro Álvarez Cruz

Por: Aldro Álvarez Cruz

Consultor Empresarial y Conferencista. Director de Capacitación y Competitividad Empresarial en la empresa Mi Gasolinera. Past President de Competencia Gerencial Internacional.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Las empresas representan un papel importante en un país para que la economía crezca,...
En el dinámico y competitivo mundo de los negocios, pequeñas y me dianas empresas...
Las empresas sólo pueden sobrevivir compitiendo con procesos eficientes. La globalización y los procesos...