Estudiar y trabajar en la actualidad, sin quedar en el intento

Hoy podemos decidir entre modelos educativos presenciales, híbridos o completamente virtuales que más se adecúen a nuestras necesidades.

Para muchos trabajar y estudiar al mismo tiempo representa un desafío que no se atreven a tomar, sin embargo, en un mundo tan competitivo como en el que vivimos actualmente, mejorar las competencias se convierte en una gran ventaja  frente al ámbito laboral.

En estudios internacionales como el de Gallup, Strada Education y Eurostudent, han demostrado que las personas consideran cursar una carrera para mejorar su empleabilidad y obtener más ingresos.

De acuerdo con  un Estudio de Conocimiento y Percepción de Programas de Educación Continua, realizado por Tecmilenio, el 99.3% de los encuestados consideraron importante continuar preparándose para la vida profesional y personal. Siendo uno de los mayores motivos los bajos sueldos (55%) y las pocas oportunidades laborales (44.3%).

Pese a la intención de las personas por continuar su preparación académica, se puede observar que compaginar las actividades laborales y educativas, pueden llegar a tener consecuencias en el rendimiento y tasas de abandono, sino se hace una valoración adecuada de los tiempos de estudio y trabajo, como lo comenta Luis Gutiérrez, Vicerrector Académico de Tecmilenio.

“Estudiar y trabajar es una decisión difícil, pero no es imposible. Es necesario compromiso, esfuerzo y organización para sacar adelante nuestro trabajo y nuestros estudios. Es importante destacar que, el no analizar el curso que tomaremos, el lugar en el que estudiaremos y los tiempos de los que dispondremos, puede representar más que una ventaja un contratiempo”, señaló el vicerrector.

Gracias a las nuevas tecnologías y planes de estudios flexibles, combinar el desarrollo académico con el laboral es más sencillo. Hoy podemos decidir entre modelos educativos presenciales, híbridos o completamente virtuales que más se adecúen a nuestras necesidades.

Claro ejemplo de esto son los datos del estudio elaborado por Tecmilenio el cual revela que el 68.5% de los encuestados indicaron que después de haber estudiado la carrera profesional o de posgrado, continuaron con su formación académica a través de cursos, certificados o diplomados para el ámbito profesional. Mientras que, en lo personal, el 49% afirma haber tomado algún curso, certificado o diplomado.

“Existen muchas razones por las que estudiar y trabajar representa un beneficio casi inmediato. Al hacerlo podemos ampliar nuestro networking, mejorar nuestra organización y disciplina, tener una visión más amplia de nuestras funciones y actividades o simplemente desarrollar nuestra capacidad de liderazgo, ya que la educación continua no significa crecimiento sólo en el ámbito profesional, sino también personal”, concluye Luis Gutiérrez.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Al terminar la preparatoria tenía que decidir la carrera universitaria que estudiaría, siempre tuve...
La industria del conocimiento se en foca en la creación, adquisición, fortalecimiento y distribución...
La planeación es la clave para alcanzar con éxito los objetivos esperados. Puede sonar...