Historias de terror financiero, ¡evítalas!

Más terrorífico que cualquier aparición, zombie o monstruo, este año tuvimos a los montadeudas, inflación y alza en las tasas de interés.

Si estás alistando el disfraz para ir a una fiesta aterradora o salir por el clásico dulce o truco, nos ponemos a tono contigo y te compartimos 13 historias de terror financiero que debes evitar a toda costa.

  1. El presupuesto sangrante. Si no le dices a tu dinero qué hacer, se irá como agua en el río. Tener un presupuesto y acoplarte a él permite saber exactamente en qué y cómo gastas tu dinero, además puede ayudarte a ahorrar y definir un fondo de emergencia.
  • Ataque del negocio fantasma. No hay nada más espantoso que darte cuenta de que te convencieron de colocar tu dinero en un proyecto que no tiene pies ni cabeza, o peor aún, que caíste en una red piramidal o de estafadores.
  • El contrato del diablo. Cuidado con las letras chiquitas. Sí, a todos nos da flojera leer contratos enormes, pero aceptar un crédito, tarjeta o préstamo sin hacer una lectura consciente, puede terminar en una masacre financiera que incluya el pago de grandes intereses y la atribución de deudas infinitas.
  • El comprador del pánico. Este espanto se manifiesta de formas muy distintas, a veces no te das cuenta de que está ahí hasta que te golpea en la cara. Comprar cosas que no necesitas, no comparar precios o terminar pagando el triple son algunas de sus manifestaciones.
  • La casa del terror. La vivienda propia es una de las mayores realizaciones personales, también es de los mayores esfuerzos económicos que puede existir. Cuidado con esos espíritus chocarreros alrededor de la propiedad. A veces, comprar una casa con muy bajo precio respecto al mercado, trae detalles que no habías visto, daños caros de reparar, plagas o hasta problemas legales.
  • Hospital del horror. Pocas cosas pueden ser tan devastadoras para la economía de una familia como una hospitalización larga o una enfermedad crónica sin el respaldo de un seguro; eso podría ocasionar incluso la quiebra. Es crucial contar con acceso a servicios de seguridad social, no dudes en destinar una parte de tu ahorro a tener opciones de seguros de gastos médicos mayores, pues será  tu blindaje frente a este asesino silencioso.
  • La noche de los montadeudas vivientes. ¿Te enfrentas a un gasto inesperado y decides pedir un préstamo personal inmediato? ¿Qué puede salir mal? La historia de terror comienza cuando al día te llegan 20 llamadas pidiendo que pagues (cuando aún no es tu fecha de pago) un monto mayor al acordado, o cuando piensas que nada puede ir peor, comienzan a mandar mensajes a tus familiares y amigos con difamaciones personales sobre ti ¿Horrible, no?
  • Un frío invierno. ¿Estamos en octubre y ya tienes comprometido el aguinaldo que llegará en diciembre? ¡Qué miedo! Recuerda que si bien esta prestación es un apoyo extra para los meses que implican un mayor gasto, debes tratar de no utilizar todo de una sola vez; procura ahorrarlo o destinarlo a inversiones duraderas para que no tengas que pasar un frío invierno y una difícil cuesta de enero.
  • El futuro sádico. Visualiza tu vida a los 60 años: estás sentado en una oficina, después de tanto tiempo aún sigues trabajando 8 horas diarias en algo que tal vez ni te gusta, pero no puedes dejar de hacerlo porque vives al día. Suena espeluznante.
  1. El embrujo del pago mínimo. Suena atractivo no tener que pagar toda tu deuda, pero esto podría hacer que la dupliques en unos meses; intenta liquidar siempre el total de tu saldo mensual, limita tus compras a menos de lo que ingresas y sólo compra a crédito (y a meses sin intereses) bienes duraderos.
  1. Las Frankendeudas ¿Qué es peor que una deuda? ¡Muchas deudas! acumular créditos pequeños, sean o no con intereses, se puede convertir en una bola de nieve que termina por aplastar tus oportunidades de ahorro y limitan tu flexibilidad financiera.
  1. El doble maldito ¿Ubicas la frase “es problema de mi yo del futuro”? Suena gracioso, pero dejarle a tu futuro la responsabilidad de decisiones actuales o justificarlas con “para eso trabajo” o “el dinero es para gastarse”, es una puñalada en la espalda a nosotros mismos.
  1. La peor de todas, el Cthulhu de las finanzas personales, el Kraken de las mareas financieras, el Freddy Krueger del ahorro: la falta de interés por la educación financiera. Minimizar los gastos diarios, dejarlo todo para el futuro, y no aprender sobre finanzas personales, es la mayor pesadilla para tu futuro financiero. Que tus finanzas crezcan y sean saludables depende de ti.

Ahora que conoces estás historias de terror, ¡evítalas! Analiza tus finanzas y reflexiona sobre los cambios que debes llevar a cabo para mejorar tu manejo del dinero y dejar de vivir momentos terroríficos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Las empresas representan un papel importante en un país para que la economía crezca,...
En el dinámico y competitivo mundo de los negocios, pequeñas y me dianas empresas...
Las empresas sólo pueden sobrevivir compitiendo con procesos eficientes. La globalización y los procesos...