Integridad profesional, clave para el éxito de una empresa

La integridad y la ética profesional de los empleados son esenciales para las empresas, tanto que la ausencia de éstas puede significar el fracaso de cualquier organización.

De acuerdo con estimaciones de la empresa, riesgos como actos de fraude, soborno al interior de la empresa impactan un 10% los costos de la firma en promedio. Incluso, en su informe Fraude Ocupacional 2022, la Asociación de Certificadores de Fraude (ACFE, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, calcula que las pérdidas económicas en las empresas superan los 3.6 mil millones de dólares anuales. Por el contrario, si la cultura de integridad laboral es fuerte entre los colaboradores, el éxito está práctica[1]mente garantizado. De ahí la importancia de medir y promover la integridad de los candidatos y colaboradores, mediante evaluaciones constantes y actualizadas que garanticen resultados precisos.

 En el Módulo 11 Integridad y Ética Empresarial, desarrollado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés), bajo su iniciativa Educación para la Justicia, se señala que cuando una empresa actúa éticamente, fomenta una cultura de integridad que motiva a sus empleados a proceder de la misma forma a nivel individual, formando así un círculo virtuoso.

 También el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) ha destacado que una empresa íntegra es más competitiva y algunos de los beneficios que obtienen las organizaciones que deciden apostar por la honestidad y honradez de todos sus trabajadores es: atraer nuevos clientes, retener al talento y expandirse a nuevos mercados.

¿Por qué ayuda tener herramientas de evaluación?

 En este contexto, es vital hacer evaluaciones que permitan identificar desde un posible comportamiento deshonesto, hasta la inteligencia emocional de las personas.

Las pruebas de este tipo requieren una profunda comprensión de la psicología, evaluación del personal y las normas culturales, además del contenido, la tecnología y los procesos adecuados para respaldar que las evaluaciones sean eficientes, estén validadas y medibles. En los últimos dos años hemos observado un incremento de casi el 40% en el uso de pruebas digitalizadas sobre integridad y honestidad.

Estas herramientas son de gran ayuda para las organizaciones, ya que permiten un seguimiento de los comportamientos que tienen los empleados, además de que incrementan la seguridad y ayuda en la toma de decisiones.

Por: Fernando Calderón

Por: Fernando Calderón

Managing Director de MIDOT México

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Al terminar la preparatoria tenía que decidir la carrera universitaria que estudiaría, siempre tuve...
La industria del conocimiento se en foca en la creación, adquisición, fortalecimiento y distribución...
La planeación es la clave para alcanzar con éxito los objetivos esperados. Puede sonar...