58% de los activos materiales de las empresas de la región están asegurados, mientras que sólo el 18% de los activos intangibles cuentan con un seguro.

El Reporte Comparativo del Impacto de los Activos Intangibles en los Estados Financieros, realizado por Aon en colaboración con el Instituto Ponemon, destaca que el 70% de las empresas latinoamericanas no están aseguradas contra ataques cibernéticos o de propiedad intelectual, y que la mitad de las empresas participantes en esta investigación ha experimentado uno o más incidentes de vulnerabilidad a su seguridad o de violación de datos en los últimos dos años, con pérdidas de hasta un millón de dólares.

Estima, además, que las pérdidas intangibles (activos cibernéticos, digitales y de propiedad intelectual), costarán a las empresas Latinoamericanas unos 355 millones de dólares para fines de este año. En 2019, este tipo de delitos cibernéticos ascendieron a 305 millones de dólares, por lo que se espera un aumento total de costos de 118%.

Los incidentes cibernéticos representan el mayor peligro para las organizaciones en América Latina: “Las amenazas de responsabilidad cibernética se encuentran entre los riesgos comerciales más graves, seguidos por la amenaza a la propiedad intelectual, la interrupción de negocio indeterminada y los desastres naturales”, afirma Sergio Torres, Specialty Leader – Financial & Professional Services, Cyber & Financial Institutions de Aon para Latinoamérica.

Las tres primeras amenazas están totalmente relacionadas, porque después de un ataque de malware destructivo, es posible que las empresas no puedan poner en marcha suficientes equipos y dispositivos para volver rápidamente al entorno online. Si esta situación dura cuatro, seis u ocho semanas, ¿podrán sobrevivir sin ingresos?“, continúa Torres.

Aunque el impacto de la interrupción del negocio por pérdidas de activos de información es más significativo que la pérdida de activos tangibles, la encuesta encontró que el 58% de los activos materiales de las empresas de la región están asegurados, mientras que sólo el 18% de los activos intangibles cuentan con un seguro.

El especialista hace hincapié en que las amenazas cibernéticas no deben considerarse como un asunto que atañe exclusivamente al área de Tecnologías de la Información (TI), sino que involucra a toda la organización.

Para garantizar la protección, es importante que las empresas determinen claramente su perfil de riesgo cibernético, los posibles impactos que un ataque podría generarles, buscar soluciones eficaces de financiación y aseguramiento de riesgo frente a las ciberamenazas y, priorizar una adecuada protección e higiene cibernética.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Al terminar la preparatoria tenía que decidir la carrera universitaria que estudiaría, siempre tuve...
La industria del conocimiento se en foca en la creación, adquisición, fortalecimiento y distribución...
La planeación es la clave para alcanzar con éxito los objetivos esperados. Puede sonar...