MECÁNICA DE SUELOS.

La mecánica de suelos trata sobre la obser­vación respecto a las condiciones y propie­dades del estrato en el que se asentarán las edificaciones. Ayuda a prevenir hundimientos y evitar colapsos.

Para conocer más del tema y la importancia de realizarlo en las construcciones, conversamos con el ingeniero y académico de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, Agustín Deméneghi Colina, quien nos explicó más al respecto.

La mecánica de suelos es una rama de la ingenie­ría civil con menos de 100 años de existencia y es la que trata lo relacionado con el suelo; lo que hay de la superficie hacia abajo. Surgió con el primer libro de mecánica de suelos publicado por el ale­mán Karl Terzaghi, considerado el padre de esta disciplina. A partir de ahí comenzaron los estudios sistemáticos, refirió el entrevistado.

Toda obra requiere una cimentación, por eso la mecánica de suelos estudia la resistencia de la su­perficie: si es apta o qué problema puede dar a la estructura. En términos generales, cuando hay una roca sana no habrá mayor problema, en cambio, hay terrenos muy malos y un ejemplo de ellos es el de la Ciudad de México.

Desde la fundación de Tenochtitlán, construida so­bre un lago y el fondo de éste era un terreno lodo­so. Entonces, muchas construcciones desde esa época hasta nuestros días, han tenido problemas de asentamiento o de fallas.

Otro aspecto en el que interviene la mecánica de suelos de manera importante es en la formación de las propias obras de ingeniería; es decir, en las que están formadas de tierra.

Ejemplos son las presas constituidas de arcilla, arena, grava y fragmentos de roca; o los bordos de los cana­les de agua para proteger de inundaciones a una zo­na y también las carreteras, comentó el entrevistado.

Realización del análisis

Dicho examen se practica en las cimentaciones de tamaño medio a grande. Primero se realizan sondeos, que consisten en perforaciones dentro del predio has­ta encontrar el estrato resistente. De existir agua, se mide el nivel con un piezómetro y, en caso de una ex­cavación profunda, se bombea para sacarla.

Posteriormente, basados en diferentes técnicas, se sacan muestras de suelo y son llevadas al laborato­rio. Ahí se determina su resistencia, su deformabilidad y demás propiedades. Con esos resultados, el inge­niero geotécnico decide qué cimentación utilizar mediante cálculos de la resistencia, el peso del edi­ficio y otras. A veces se debe proceder por tanteos o aproximaciones.

Con todo, es importante cumplir los requisitos de seguridad implementados en el Reglamento de Construcciones para el Distrito Federal y las Normas Técnicas Complementarias para el Diseño y Construcción de Cimentaciones, explicó Deméneghi Colina.

Por: María Luisa López T.

Si desea conocer el texto completo busque nuestra edición de mayo en todos los Sanborns del país.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Al terminar la preparatoria tenía que decidir la carrera universitaria que estudiaría, siempre tuve...
La industria del conocimiento se en foca en la creación, adquisición, fortalecimiento y distribución...
La planeación es la clave para alcanzar con éxito los objetivos esperados. Puede sonar...