Es momento de certificar… a las personas
8 agosto 2019
Autor:
Sección: PYMES

imagen 2 - Es momento de certificar… a las personas

Certificar a una persona como un acto aislado definitivamente no le dará los mejores resultados, pero hacerlo como parte de un plan es la mejor inversión que un empresario puede hacer

Desde hace muchos años el término “certificación” ha cobrado mucha importancia en el mundo empresarial, algunos aseguran incluso que estamos en la “era de las certificaciones” y para algunos más, el tema de la certificación sugiere que es un alto costo que solo pueden pagar las grandes empresas, es por ello que hoy hablaremos en primer lugar de que sí es “certificación”, después revisaremos como es un proceso de certificación, que es factible certificar y por último como las pymes pueden aprovechar estos procesos para mejorar y crecer en el mercado.

Como certificarse

Comencemos entonces por tener claro que sí es certificación; la certificación es un proceso mediante el cual un organismo de tercera parte (es decir, sin conflicto de intereses con el ente a certificar) otorga un documento que garantiza que la empresa, el producto o la persona cumplen con los estándares de calidad descritos en una norma, toda vez que quien se va a certificar comprueba con evidencias el cumplimiento de esos estándares. Con lo anterior, podemos tener claro que una constancia de que tomamos un curso no es una certificación.

Bajo este concepto se pueden certificar los procesos de gestión de calidad de empresas o instituciones, los productos y las personas. Si revisamos un poco de historia, ante el creciente desarrollo de los mercados y las exigencias de la globalización, se hizo necesario que la calidad se garantizará y que este documento (certificado) lo expidiera un organismo reconocido en el mercado, surgen así las primeras certificaciones de productos y los primeros organismos de certificación, cuya labor era reconocer a través del certificado que un producto contaba con los estándares de calidad que el mercado requería.

Posteriormente, se hace necesario no solo certificar al producto, sino también los procesos que permiten que esos productos sean una realidad y lleguen al mercado en condiciones óptimas, surge entonces la certificación de los procesos siendo de las más conocidas la certificación ISO9000. Estos procesos de certificación tenían su fundamento en la mejora continua, que no siempre fue entendida por las empresas, y obtener el certificado se convirtió en el fin último, esto trajo como resultado que no se construyeran bases sólidas que permitieran consolidar los sistemas de gestión y asumir la mejora continua como pilar de la calidad.

desempeñar una función productiva, es así, que surgen los sistemas de certificación de personas, basados en la certificación de sus competencias a partir de estándares o normas de calidad que describen lo que una persona debe saber y saber hacer al desempeñar una actividad productiva.

FOTO ROSS 3 200x300 - Es momento de certificar… a las personas

 

Por: Mtra. Rosalinda Pizarro Santos, Directora General. Espacio Empresarial México.

 

sello agosto - Es momento de certificar… a las personas


Comentarios
No hay comentarios en “Es momento de certificar… a las personas”