Organizaciones Flexibles: ¿Moda o Necesidad?

Por Karim Ramos

mayo 10, 2017

Promo Mayo

En la actualidad y debido a las circunstancias de nuestro país, no podemos hacer planes que no sean a corto plazo, sujetos a cambios y sin previo aviso; pero sin dejar de ser organizaciones competitivas y dinámicas.

Sin duda alguna los tiempos han cambiado, llevándonos a una etapa donde las formas prácticas, sencillas y fáciles de hacer negocios son las que resultan exitosas en el mercado, en casi cualquiera de los sectores de los que se esté hablando. Todo esto, claramente soportado por una estructura organizacional que se convierte en la columna vertebral del negocio, lo cual incluye: puestos bien definidos, funciones previamente establecidas y una clara división del trabajo que permite evitar duplicidades, confusiones y muchas cosas más.

Sin embargo, hablar de estructuras en la actualidad nos hace replantearnos la manera en que visualizamos a las organizaciones, ya que parece que cuando volteamos a verlas estamos viendo organizaciones diseñadas bajo las teorías, conceptos y modelos administrativos que fueron exitosos en su momento, pero claro está, bajo otras circunstancias, bajo otros hechos, actores y elementos que las hacían necesarias, pero que ahora nos obligan a replantear lo que conocemos de las mismas.
Estructuras Tradicionales
Una necesidad de control en las organizaciones, derivado de la cantidad de personal que se tenía, el número de funciones y los escasos sistemas de control, obligó en su momento a crear estructuras sumamente centralizadas, donde el control, el flujo de la comunicación y la toma de decisiones se realizaba por una sola persona (esquema lineal o militarizado). En su momento, y para organizaciones con las características anteriormente señaladas, era la forma de llevar una mejor administración ya que aseguraba la estabilidad y los mecanismos necesarios para que funcione.

Pero, para entender un poco mejor estas estructuras, definamos cuáles son sus características básicas:

– Estructuras lineales.

– Centralizada la comunicación y la toma de decisiones.

– Funciones limitantes, más que desafiantes.

– Límites muy claros de actuación entre los puestos.

– Poca colaboración, más allá de lo marcado en la definición del puesto.

– Estructuras que limitan la creatividad por cumplir con las funciones establecidas.

– Burocráticas.

– Organizaciones reactivas y no proactivas.Este tipo de estructuras funcionan bien para condiciones tales como:

– Organizaciones con mucho personal.

– Existe una necesidad de control.

– Se requiere dar seguimiento al cumplimiento de las actividades.

– Se dan en periodos de estabilidad económica.

Sin embargo, el paso del tiempo mostró algunas deficiencias en este tipo de estructuras y organizaciones, sobre todo, vistas a la luz de la manera en que se adaptan a los cambios del entorno. Fue este el punto sobre el que se empezó a notar su desgaste y en muchos casos su falta de practicidad, esto, debido a que parecían mostrar que las organizaciones respondían a otro tipo de necesidades, no necesariamente las que el entorno actual demandaba.

Foto Aldro Alvarez

Por: Aldro Álvarez Cruz

Socio Fundador de A&R Management

Sello Mayo

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El pequeño negocio se digitaliza para crecer

Durante el bienio pandémico, muchos pequeños negocios como consultorios, gimnasios, estéticas, peluquerías, spas y barberías, se enfrentaron, como muchas Pymes, a la falta de clientes o al cierre definitivo

El Hot sale es una oportunidad, ya que el año anterior generó $18,500 millones de pesos en ventas.

El Hot Sale de este año es una época que los retailers no pueden dejar pasar como una oportunidad de conseguir altos volúmenes de ventas y, como consecuencia, ganancias, desde sus plataformas de eCommerce.

México Recicla, busca impulsar la economía circular

Más de 1.9 millones de toneladas de residuos plásticos fueron recicladas en México, durante el 2021 y aunque esto es un avance significativo para el país, solo representa el 30% de lo que se consume de forma anual

Los nuevos objetivos empresariales consideran su impacto en tres dimensiones: social, económico y ambiental.

La producción y consumo de bienes y servicios genera inevitablemente residuos sólidos, líquidos y gases. Todos ellos pueden tener efectos diversos en la población y el ambiente

Anúnciate con nosotros

Anúnciate con nosotros

Promociona tu empresa en un medio especializado, con segmentación del mercado ejecutivo y tomadores de decisiones.