PEMEX ocupa el tercer lugar entre las empresas con mayor riesgo ambiental en el mundo.

El pasado 2 de julio, nuestro país protagonizó un penoso episodio ante los ojos del mundo debido a una falta grave de responsabilidad ambiental, luego de un derrame de gas que se produjo tras la fractura de un ducto submarino en la plataforma KU-Charly de PEMEX, en el Golfo de México. Este derrame generó un “ojo de fuego”, que básicamente es un incendio masivo bajo el mar por la contaminación del agua con gas. Cabe destacar la empresa petrolera KU-Charly produce más de un tercio del petróleo mexicano. Petróleos Mexicanos explicó que la ruptura en el ducto se debió a una tormenta eléctrica y que los hidrocarburos se encendieron en fuego al recibir las descargas eléctricas que cayeron al mar.

Consecuencias

Científicos y ambientalistas han reprochado la situación, pues por ser una zona restringida del gobierno, no han podido acceder a la zona para corroborar el daño a los ecosistemas marinos. Especialistas apuntan que aún si tuvieran acceso, es difícil calcular el impacto, debido a que el agua dispersa rápidamente los contaminantes.

Por: MBA. Klaus Gérman Phinder, Presidente de la revista Ganar-Ganar y
Ganar-Ganar TV. Director de Desarrollo Corporativo y Responsabilidad Social
de AB Estudio de Comunicación.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El Big Data, sin duda alguna, se ha convertido en una constancia día a...
Entre los posibles riesgos, la seguridad de la información es el más peligroso y...
Negocios como hoteles, restaurantes, bares, centros de entretenimiento como cines, tiendas de mochilas y...