¿POR QUÉ UNA REFORMA LABORAL EN MÉXICO?

Durante los últimos doce años se insiste en la ne­cesidad de que el país cuente con una nueva ley laboral. Uno de los principales argumentos esgrimidos para ello es su falta de actualización o lo que es lo mismo su obsolescencia.

En muchas ocasiones las leyes pierden su actualidad por diversas causas; sin embargo, hay muchas leyes que perduran décadas y hasta siglos sin perder su vi­gencia, aplicación práctica y funcionamiento social. En el caso de nuestro país el tema central sobre la ne­cesidad de contar con una nueva legislación laboral no debe manejarse bajo este argumento.

La justificación de una nueva Ley Federal del Trabajo es que este tipo de legislación aunque con un indiscu­tible basamento social, tiene un impacto directo en el desarrollo económico. En efecto, la economía como ciencia social tremendamente humana tiene ciclos. La naturaleza cíclica humana y por tanto, económica es una verdad universal; las leyes que las rigen deben en consecuencia, considerar este hecho para ser fun­cionales y eficientes al tiempo que tutelen de manera equilibrada los derechos de las partes.

Nuestra ley laboral carece de la flexibilidad que la con­dición cíclica de la economía tiene intrínsecamente. Desde su origen y a lo largo de su existencia, no se ha considerado que toda ley social y económica como en el caso de la que analizamos, debe tener elemen­tos que le permitan adaptarse a las fluctuaciones eco­nómicas en las diversas ramas como la industrial, la agrícola y de servicios por mencionar algunas.

La posibilidad de adaptar en este caso, el mercado laboral al ciclo económico no existe en nuestra ley. Se aprecia un todo o nada; es decir, la contratación o despido de los trabajadores sin importar el ciclo económico; que por cierto, es temporal. No hay evidencia empírica que señale la existencia de una economía a lo largo de la historia, la cual se mantenga siem­pre en crecimiento.

Toda economía sube y baja por lo que el ‘quid’ fue y será tratar de mantenerla el más tiempo posible en la cresta alta de su curva de crecimiento reflejada en su ciclo. No obstante, es necesario enten­der que la economía tiende a bajar y su­bir cada determinado tiempo de forma impredecible.

Por: Dr. Carlos Alberto Martínez Castillo

Si desea conocer el texto completo búsquen nuestra edición de Septiembre en todos los Sanborns del país o mándenos un mensaje y con gusto les responderemos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Las empresas representan un papel importante en un país para que la economía crezca,...
En el dinámico y competitivo mundo de los negocios, pequeñas y me dianas empresas...
Las empresas sólo pueden sobrevivir compitiendo con procesos eficientes. La globalización y los procesos...