Pymes en la era Digital

En México existen alrededor de 4 millones de micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes), las cuales representan el 99.8% de las unidades económicas del país, lo anterior las convierte en la columna vertebral de nuestra economía. Las MiPymes generan más del 72% del empleo formal y aportan cerca de la mitad del Producto Interno Bruto (PIB).

Dada la importancia de las micro y pequeñas empresas, es necesario generar un ambiente propicio para su desarrollo, estabilidad y crecimiento. La crisis que vivimos causada por la pandemia de covid-19, trajo consecuencias para todas las empresas, sin importar su tamaño, pero principalmente afectó a las pequeñas y medianas empresas.

Nos enfrentamos a hechos sin precedentes, a un escenario donde la única constante era la incertidumbre y la única opción que los empresarios tenían para sobrevivir, era la reinvención. Rediseñando el modelo de negocio En nuestro país, siempre destacamos la fuerza, el coraje y la resistencia de los mexicanos para hacer frente a los escenarios más catastróficos, y esta ocasión no fue la excepción.

 A pesar de los retos que enfrentaron las pequeñas y medianas empresas tales como disminución en la demanda, escasez de insumos, reducción de personal, entre otros, nunca desistieron, buscaron nuevas oportunidades y rediseñaron sus modelos de negocio para atender la demanda del mercado. Desde el Centro de Competitividad de México (CCMX), colaboramos con Pymes que tuvieron que vivir este proceso, no fue una tarea sencilla, era necesario hacer cambios radicales en un periodo de tiempo muy corto, sin tener la certeza de resultados exitosos. No había otra opción, era arriesgar o cerrar.

 Por ejemplo, trabajamos con una Pyme cuya actividad principal es la producción de uniformes; debido al distanciamiento social y a la suspensión de actividades escolares, su negocio tuvo que ce[1]sar actividades por completo. Sin embargo, lograron encontrar una oportunidad y reinventarse, cambiaron su producción de uniformes a cubrebocas, atendiendo todas las necesidades y protocolos de salud para realizarlo con éxito.

En todo este proceso, los empresarios tuvieron que prepararse para atender un nuevo mercado, fortalecer sus capacidades empresariales, buscar diversas opciones de financiamiento y dentro de este camino, una herramienta clave fue la digitalización.

Al mismo tiempo de llevar a cabo este proceso de reinvención, era necesario que las Pymes pudieran innovar y reactivarse en un entorno en donde la tecnología era quizá, la única opción para conectar con sus clientes, ofrecer sus productos o servicios y seguir vigentes en el mercado. En pocas palabras, era la única opción para sobrevivir.

La incorporación de tecnología en las Pymes, siempre ha representado un reto; sin embargo, la aceleración digital debido a la pandemia abrió un mundo de oportunidades para impulsar su crecimiento y acceder no solo a mercados nacionales, sino también a los internacionales, ahora el mundo está a un click de distancia. De acuerdo con el INEGI1 , el 25% de las empresas han adoptado de manera permanente el canal de ventas por internet. Aunque la pandemia nos permitió ver la capacidad de las Pymes para adaptarse a una economía digital, aún hay mucho trabajo por hacer, es necesario impulsar mecanismos de integración de tecnologías a todos los procesos de las Pymes y sobre todo, poner a su alcance herramientas que les permitan capacitarse para el uso correcto de las mismas.

Por: Juan Carlos Ostolaza

Por: Juan Carlos Ostolaza

Director General, CCMX Centro de Competitividad de México.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Las empresas representan un papel importante en un país para que la economía crezca,...
En el dinámico y competitivo mundo de los negocios, pequeñas y me dianas empresas...
Las empresas sólo pueden sobrevivir compitiendo con procesos eficientes. La globalización y los procesos...