Todo queda en familia…

02C84062“Institucionalización, la clave para la supervivencia de empresas familiares.”

Día a día se abren diversas empresas que, en su gran mayoría, son pequeñas y medianas  en cuanto a su número de  empleados y donde, normalmente, este  tipo de emprendimientos son familiares.  Pero, ¿qué hay detrás de la administración  eficiente dentro de las mismas y cómo  hacer para institucionalizarlas?
En esta ocasión, a través de un decálogo de compendio experiencial  (ya que, además de dirigir mi agencia  de Relaciones Públicas tengo a mi cargo la coordinación de la empresa familiar), quisiera platicarle los puntos más importantes que necesitamos entender  y llevar a la práctica para poder  sistematizar una empresa del tipo
familiar y replicar sus procesos en distintas unidades de negocios. ¡Espero le  sirvan!

1.- Dirigirse con títulos y no con parentescos. Uno de los principales errores que cometemos a la hora de  participar en los proyectos familiares, es hablarnos enfrente de las personas y de los demás colaboradores como  “papá”, “hermano”, “mami”, etcétera. Para poder crecer y llegar a la institucionalización, nos tenemos que profesionalizar desde la manera como nos dirigimos a los demás y esto incluye la familia, aquí es importante dirigirse por nombres o puestos (en caso de ser necesario de acuerdo al  giro), y no por títulos familiares.
2.- No tomar decisiones de la empresa en las comidas. Es común que para ahorrar tiempos o por comodidad y practicidad, las comidas familiares traten acerca de los problemas y las decisiones  por tomar dentro de la empresa. ¡Error!  Esto genera que no separemos temas familiares  de negocios y, muchas veces, terminamos desgastados emocionalmente por no hacer pausas de trabajo o por las peleas o discusiones que se generan y que deberían evitarse en tiempos de descanso.
3.- Saber separar los negocios de la familia.  Una cosa es ser familia y otra es que por ello, no podamos llamar la atención cuando se debe o pedir cuentas de tal o cual proyecto o decisión  tomada. Es imperativo que sepamos diferenciar  cada uno de estos ámbitos y de la mejor manera  sin herir susceptibilidades. Dirijamos profesionalmente  las inquietudes, regaños o solicitudes entre familiares a quienes están relacionados con el  tema, sin miramientos ni evitando ser directos, ya  que la más perjudicada de no hacerse así, termina  siendo la empresa.

Por: Javier Vázquez Gómez
Si desea conocer el texto completo busque nuestra edición de Marzo en todos los Sanborns del país.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Al terminar la preparatoria tenía que decidir la carrera universitaria que estudiaría, siempre tuve...
La industria del conocimiento se en foca en la creación, adquisición, fortalecimiento y distribución...
La planeación es la clave para alcanzar con éxito los objetivos esperados. Puede sonar...