Ghosting Laboral: El arte de desaparecer tu carrera

Es lunes por la mañana y no se ha presentado Martha. No hay noticias y motivos de su ausencia, esperamos que solo sea un retraso por el tráfico. Llega la tarde, ni un correo, llamada o comunicación por parte de Martha, no acudió en toda la jornada.

Martha no se presentó el resto de la semana, nunca regresó a la empresa y así quedan inconclusas sus prácticas profesionales en lo que parecía un prometedor inicio dentro del mundo del marketing y la comunicación.

Ella como muchos jóvenes y no tan jóvenes es el reflejo de un término que se utiliza en las relaciones personales y amorosas conocido como “ghosting”, consiste en desaparecer de una relación sin avisar, sin contestar llamadas, sin explicar los motivos, dejando a la otra parte con dudas, preocupaciones e incertidumbre.

 Este fenómeno se está trasladando al ámbito laboral, donde cada día es más frecuente ver como profesionistas abandonan sus puestos de trabajo sin dar motivos, justificaciones o incluso las gracias por la oportunidad brindada, sin tomar en cuenta las consecuencias negativas que esto les puede acarrear en un futuro, como primera instancia se cerraron la puerta para volver a trabajar en esa empresa y no podrán pedir una recomendación de la misma, ya que esto sería contraproducente da[1]do como se dio la salida.

 De acuerdo con un estudio realizado por la empresa Sky Nova, encontrar un trabajo mejor remunerado, malas condiciones en el trabajo, falta de diversidad, flexibilidad digital y un mal liderazgo en la empresa, son algunas de las razones por las que los empleados están actuando como fantasmas

¿Cuáles son los principales motivos por lo cual los empleados recurren al ghosting laboral?

 • Evitar conflictos

Dar los motivos de la renuncia requiere un diálogo con la persona al mando y esto puede resultar incómodo para la persona que abandona el puesto. Por eso el ghosting se presenta como la opción más conveniente, evita una posible confrontación, se ahorra las despedidas y ya no regresa o participa más en esa empresa que decidió dejar.

• Falta de claridad en su plan de desarrollo profesional (o falta de plan)

Pensar a mediano o largo plazo en su carrera puede que no sea la prioridad, por eso saltar de una oportunidad a otra puede resultar atractivo y al realizar esto con frecuencia, ya no considera relevante presentar una renuncia en tiempo y forma

Por: Rafael Sansores Majul

Por: Rafael Sansores Majul

Director de Marketing y Comunicación en Avenue Media

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El Big Data, sin duda alguna, se ha convertido en una constancia día a...
Entre los posibles riesgos, la seguridad de la información es el más peligroso y...
Negocios como hoteles, restaurantes, bares, centros de entretenimiento como cines, tiendas de mochilas y...