Cinco consejos para empezar con las acciones de ESG

La demanda de partes interesadas como gobiernos, empleados, inversores y clientes empuja ahora a las organizaciones a ofrecer mejores resultados. Esto responde a la creciente evidencia de los efectos del cambio climático y la injusticia social.

ESG es la forma en que las empresas están respondiendo a este cambio fundamental en la manera en que llevan a cabo sus negocios y se relacionan con sus proveedores, mercados y clientes. Incorporar factores ASG no va a ser fácil. Sin embargo, probablemente no sea tan difícil como la gente piensa. Sugeriríamos humildemente que no tiene mucho sentido luchar contra ello, ya que requiere un nivel de honestidad y transparencia corporativas que puede resultar extraño para algunas empresas, pero no va a desaparecer.

  1. Otro sistema de medición es ESG

Muchas organizaciones están familiarizadas con el análisis de sus resultados financieros y el examen de su rendimiento económico. Aunque el abanico de temas puede resultar desconcertante, en el fondo, ESG (Environment, Social and Governance) no es más que otro enfoque de medición que engloba todos los criterios no financieros. Es posible que actualmente haya problemas para recopilar datos y acordar indicadores comunes, pero estos obstáculos acabarán superándose.

Para empezar, es primordial ser abierto sobre lo que está haciendo su empresa y cómo está siguiendo el progreso. Además, también debe seguir de cerca los puntos de referencia mundiales en desarrollo, como la TCFD (Task Force on Climat Related Financial Disclosures) y las ISRS (International Sustainability Reporting Standards), para asegurarse de que es consciente de lo que debe informar.

  • Hay más que la E

El cambio climático es el tema más destacado en materia de ASG, pero hay mucho más. La E de ESG puede englobar consideraciones medioambientales como uso sostenible de los recursos, reciclaje, eficiencia hídrica y reducción de las emisiones de carbono; mientras que la S y la G representan iniciativas sociales y de gobernanza como las políticas de diversidad e inclusión, protección de los derechos humanos y reducción de la pobreza. Además, estrategias éticas de gobierno corporativo, incluidas las medidas anticorrupción y remuneración justa de los ejecutivos, son muy importantes en este contexto.

  • No se puede ser líder en todo

Puede ser complicado saber por dónde empezar en ESG, pero todo es bueno. Hay normas básicas que deben cumplirse, y luego debe pensar qué partes del tema encajan mejor con su organización: antecedentes, valores, gente y técnica.

 Por: Klaus Gérman Phinder

Por: Klaus Gérman Phinder

Presidente de la Comisión de RSE de la Coparmex, CDMX. Director de Desarrollo Corporativo y Responsabilidad Social de AB Estudio de Comunicación.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Nuevo estudio de Thrust revela las fuerzas de cambio en la gestión del talento...
Las personas que buscan empleo podrán orientar su búsqueda hacia empresas medianas y grandes,...
El Big Data, sin duda alguna, se ha convertido en una constancia día a...