¿Cómo exportar de manera segura?

La gestión del riesgo es la otra cara de la moneda en el ámbito de la exportación. Cuando se transportan y venden mercancías a otros países, se asumen un conjunto de riesgos, los cuales deben ser sopesados, controlados e incluso neutralizados en la medida de lo posible.

Desde fluctuaciones de la divisa -que encarecen la operación-, un deterioro en la economía de la región, o hasta posibles conflictos armados o desastres naturales, sin duda, pueden impactar en el negocio. A todo esto tenemos que añadir el riesgo de impago de la factura por parte del cliente si concediste crédito, lo que podría provocar tensiones en tu flujo de caja, o problemas más serios que comprometan la viabilidad de tu negocio.

Este conjunto de fenómenos se engloba dentro de los riesgos políticos/país y riesgos extraordinarios que pueden afectar a cualquier operación de comercio internacional. Por ello, dentro del ámbito asegurador existe una póliza que puede convertirse en una eficaz herramienta para las empresas que quieren traspasar fronteras, y es el seguro de crédito a la exportación.

Este ayuda a gestionar los riesgos, ofreciéndote un análisis de los clientes potenciales para saber a quién puedes ofrecerle crédito y quien no lo merece, te ayuda con la cobranza de las facturas impagadas y te indemniza en caso de impago.

¿Cómo funciona?

Si bien un seguro de crédito a la exportación tiene como propósito garantizar el cobro de los créditos concedidos a los clientes, esta garantía no se limita al hecho de indemnizar los posibles impagos, sino que también se basa en prevención y ejecución.

Así, la póliza de crédito permite:

Acceder a una base de datos en la que detalla el nivel de riesgo que se está asumiendo según el país, sector y la propia solvencia del potencial cliente. De esa manera, es posible hacer una mejor planificación del límite de crédito y plazo de pago que se concede a cada cliente. Quedando la línea respaldada por la aseguradora.

Beneficiarse de acciones de recobro ejecutadas por la aseguradora, en caso de que se presenten dificultades para el cobro de los créditos pendientes. Disponer del apoyo de una aseguradora internacional como la que represento, supone contar con la ayuda de personal local experimentado, conocedor de la normativa, burocracia y costumbres del país en cuestión, ya que están presentes en más de 130 países.

Por último, si no es posible el recobro de las facturas impagadas y la línea había sido respaldada por la aseguradora, esta paga una indemniza

Por: Juan Francisco López Corbalán

Por: Juan Francisco López Corbalán

Gerente de Distribución de la Aseguradora Solunion México

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La firma da a conocer su nuevo motor de inteligencia artificial LLM, con el...
La Inteligencia Artificial, (IA) hizo su debut después de la Segunda Guerra Mundial con...
Al terminar la preparatoria tenía que decidir la carrera universitaria que estudiaría, siempre tuve...