El Cobre en la Salud

“Además de su importancia nutricional, el cobre provee beneficios adicionales.”

El rol del cobre en la salud humana va mucho más allá del control de la proliferación de virus y bacterias en superficies de contacto. El cobre, mejor conocido como mineral rojo, es un micro-nutriente requerido por el organismo que contribuye a tener una dieta balanceada en el cuerpo humano. Bajos niveles de cobre pueden, a largo plazo, precipitar un sinnúmero de condiciones inflamatorias y degenerativas, incluyendo osteoporosis y enfermedades cardiovasculares.

El Consumo
La Organización Mundial de la Salud (OMS), estima que el límite inferior del rango aceptable de ingesta oral diaria para el cobre es de 20 mg/kg de peso corporal para un adulto y cerca de 50 mg/kg de peso corporal para lactantes. Para un adulto saludable normal (que pesa entre 50 y 70 kg), esto equivale a 1.0 a 1.4 mg/día. Estudios en China, EEUU y Europa revelan que muchos adultos no reciben cantidades óptimas de cobre. Los cálculos basados en encuestas a dietas individuales indican que más del 30% de las dietas proveen menos de 1.0 mg de cobre al día –cantidad que a menudo se considera como el umbral mínimo de cobre que el organismo requiere. Balancear la ingesta de hierro, zinc y cobre es importante, sin embargo el exceso de ingesta de cada uno de los minerales puede desestabilizar la habilidad del cuerpo para absorber o procesar a los otros dos. Debido a que el cuerpo por sí solo no puede producir cobre, es necesario comer alimentos con alto contenido de cobre para ayudar al cuerpo a obtener las cantidades que necesita.

 

 

Por: Patricia Mendoza

Si desea conocer el texto completo busque nuestra edición de Julio en todos los Sanborns del país.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Hoy, las estrategias de marketing de compañías de todos los tamaños se basan en...
Las empresas representan un papel importante en un país para que la economía crezca,...
En el dinámico y competitivo mundo de los negocios, pequeñas y me dianas empresas...