Factoraje financiero, oportunidad de crecimiento

La importancia del crédito en todas sus modalidades es innegable e imprescindible para el desarrollo económico y comercial de un país, incluso para las transacciones fuera de sus fronteras. Afortunadamente, el mercado financiero mexicano ha impulsado diferentes modalidades de crédito y la regulación ha arropado diversas formas de financiamiento. Así, el factoraje financiero, en sus diferentes modalidades, representa una de las opciones de crédito más atractivas, tanto para proveedores como para compradores.

¿A qué nos referimos con este concepto?

El factoraje financiero es una alternativa que permite disponer anticipadamente de las cuentas por cobrar, de esta manera una empresa obtiene la liquidez que requiere para fortalecer su negocio. En otras palabras, se dispone de efectivo inmediato para hacer frente a necesidades y obligaciones, o bien, para realizar inversiones, una actividad sin duda clave para el fortalecimiento y/o crecimiento del negocio.

Cualquier empresa comercial, industrial, de servicios o persona física con actividad empresarial, al vender sus productos o servicios genera cuentas por cobrar, las cuales pueden ser documentadas en pagarés, letras de cambio, contra recibos, facturas selladas u otros medios. Así entonces esta empresa puede acceder al factoraje financiero.

Dentro de esta figura existen los productos tradicionales y los digitales, los cuales han sido de gran utilidad sobre todo en momentos de crisis y confinamiento, como los que México ha vivido desde marzo del 2020.

Este producto ofrece tasas de interés muy competitivas que, en algunos casos, suelen ser más bajas que las que pueden obtener las empresas Pymes y PEFAES (personas físicas con actividad empresarial) por medio de un crédito tradicional.

 Además, es importante resaltar que con esta herramienta se puede obtener hasta el 90% del capital que aún no llega a la operación, y está al alcance de cualquier empresa, independientemente del tamaño de la misma, incluyendo las Pymes.

He ahí su relevancia, ya que en México existen más de 4,1 millones de estas pequeñas y medianas empresas y, de acuerdo con el INEGI, representan el 99.8% de los establecimientos económicos del país. Es importante resaltar que el sector del factoraje en México siempre está preocupado, pero sobre todo tomando acciones, en pro del desarrollo y crecimiento de las Pymes.

Por: Pilar Turanzas

Por: Pilar Turanzas

Presidenta de la Asociación Mexicana de Factoraje Financiero y Actividades Similares (AMEFAC).

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Al terminar la preparatoria tenía que decidir la carrera universitaria que estudiaría, siempre tuve...
La industria del conocimiento se en foca en la creación, adquisición, fortalecimiento y distribución...
La planeación es la clave para alcanzar con éxito los objetivos esperados. Puede sonar...