¿Has pensado en alejar de tu vida a personas que no te suman o son tóxicas?

¿Te ha pasado que no puedes dejar de recordar a una persona porque te hirió con sus palabras, actos o suposiciones?

Cuando una persona nos hace daño o a alguien de nuestros seres queridos, muy probablemente se queda atorado en nuestra mente durante algún tiempo. Esto puede provocar que nos sintamos mal no solo en el momento en que nos han hecho un perjuicio, sino durante días, semanas o muchos meses después.

 Así cuando esto ocurre, no podemos dejar de pensar en el comportamiento que este individuo tuvo y que por ende nos dolió, retenemos en nuestra mente el recuerdo de la imagen y palabras de la persona tóxica. Este hecho ocurre la mayoría de las veces en comentarios de nuestros propios amigos, pareja o incluso y peor aún, de parte de nuestra familia. Influencia negativa.

 Actualmente se ha visto que las personas terminan siendo víctimas del famoso ghosting o fantasmeo que claramente viene de personas tóxicas que se van sin dar una explicación y nos causan largas noches de desvelo. Por suerte, es posible aprender a dejar ir este tipo de pensamientos y liberarnos de la influencia negativa que las personas poco sanas pueden dejar en nuestra vida, incluso varios meses después de haberse ido de esta.

(Según un estudio llevado a cabo por la página web de consumo CreditLoan sobre cómo las personas ponía fin a las relaciones, un 22,4% de mujeres habían hecho ghosting, frente a 13,9% de hombres. Y en otro artículo de la revista cultural mic.com, el porcentaje es del 49,97% de mujeres y el 50% de hombres).

Infortunadamente, todos tenemos por lo menos una persona tóxica en nuestra vida, si tú aún no has podido identificar a la tuya aquí te describimos cómo es:

Una persona tóxica empieza a darse a notar desde temprana edad, seguro te acuerdas del bravucón que te quitaba la torta en el recreo, después de algo así terminamos sintiendo emociones negativas y agotamiento, sintiendo miedo, ganas de no volver y/o tristeza.

 • Asumen que su víctima es parte de una terapia gratuita, invadiendo su espacio, enfocándose en sus defectos y en la parte negativa de su ser para resaltar ellos y esconder sus carencias e inseguridades, y así sentirse mejor, dejando a un lado la aportación de cosas positivas a la situación.

• Personas inmaduras mental y emocionalmente, bastante inseguras, egoístas y a veces poco sensatas que necesitan de una víctima para llevar una relación que les dé la oportunidad de soltar sus frustraciones.

Por: Nancy Martínez

Por: Nancy Martínez

LIVE 13.5 CEO de Grupo LIVE y Fundadora de Empresas Más Felices.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Las empresas representan un papel importante en un país para que la economía crezca,...
En el dinámico y competitivo mundo de los negocios, pequeñas y me dianas empresas...
Las empresas sólo pueden sobrevivir compitiendo con procesos eficientes. La globalización y los procesos...