IMPORTANCIA Y RETOS DEL DEPARTAMENTO DE CAPITAL HUMANO EN LAS PYMES

La administración del Capital Humano depende de la cultura existente en la empresa y de su estructura organizacional. El contexto ambiental, las características del negocio, sus funciones y procesos, son algunos de los factores que impactan a la organización.

 Globalización, dinamismo de los mercados, exigencia de mantener un rígido control de los costes, dificultad para acceder a financiamientos externos y necesidad de aumentar la productividad, hacen que la definición de nuevas políticas en tema de recursos humanos represente una prioridad en atención y seguimiento, tanto que la convierte en el reto más relevante, complejo y desafiante.

Es por eso que las empresas tienen que enfocar sus esfuerzos para mejorar los procesos de selección, inducción, integración, capacitación, desarrollo del personal y motivacionales, ya que, un empleado satisfecho con su lugar de trabajo, promueve y reafirma su compromiso con la empresa y, a su vez, la potencializa y la hace más competitiva.

 Se pudiera pensar que estas necesidades pertenecen solamente a las grandes organizaciones, en realidad, el empleado representa el reto más importante para cualquier negocio, y eso independientemente de su giro o tamaño. El compromiso y desempeño de las personas, habilidades, conocimientos, valores y relaciones sociales, constituyen aquellos factores que impulsan innovación y productividad.

En este contexto, para ser competitivas y exitosas, las empresas necesitan:

a.Mantener una mente abierta

 b.Ser rápidas en reaccionar y actuar

 c.Adaptarse a los cambios en tiempos relativamente cortos

d.Ser capaces de detectar y posiblemente anticipar las necesidades de los clientes y proveedores, así como las de la misma organización

e.Contar con una cultura definida

f. Considerar el Capital Humano como el activo más importante de la organización. Para alcanzar estas metas, los retos a enfrentar son:

• Liderazgo y toma de decisiones.

Es importante definir un plan estratégico, diseñar escenarios, impulsar nuevas ideas, promover un buen sistema de comunicación y favorecer en los colaboradores el desarrollo de habilidades. Un buen líder, es una persona de la que todos hablan bien de él, que contagia con su energía positiva para dirigir grandes y pequeños equipos, es una persona que sabe identificar lo que está haciendo bien y lo que no, así como detectar problemas y áreas de oportunidad para así después definir posibles acciones correctivas con una visión hacia el futuro.

 Por: Davide Sottura

Por: Davide Sottura

Consultor en Desarrollo Organizacional. SADA Consultores

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Las empresas representan un papel importante en un país para que la economía crezca,...
En el dinámico y competitivo mundo de los negocios, pequeñas y me dianas empresas...
Las empresas sólo pueden sobrevivir compitiendo con procesos eficientes. La globalización y los procesos...