Poner las habilidades al centro de la estrategia del negocio

Más de 20 años trabajando con una gran diversidad de empresas de distintos sectores y tamaños, con diversos grados de involucramiento en sus estrategias de talento, aprendizaje y desarrollo de colaboradores; tuve la oportunidad de conocer la manera particular en que estas construían y gestionaban sus habilidades.

Durante los últimos años -del siglo pasado y los primeros de este-, las habilidades en las empresas eran de librito, y quienes incursionaron en el tema debieron adaptarlas a sus puestos y perfiles, asociándoles un nivel de dominio, lo cual en muchas ocasiones daban resultados polarizados, es decir, por debajo de la expectativa o por encima de esta.

Fue hasta hace tres años que la Inteligencia Artificial (AI por sus siglas en inglés), empezó a revolucionar el mercado de las habilidades, el año pasado la AI llegó de forma disruptiva (Gartner 2021), moviendo por un lado a las organizaciones de su zona de confort para hacer frente al nuevo reto, entrar al juego de la “normalización de habilidades”; y a los proveedores de plataformas de HCM tendrían que disponer de motores robustos para proveer grupos de habilidades a todos los sectores para miles de puestos e hiper-personalizarlas para cada colaborador, la verdad es que ha resultado complejo ya que cada proveedor tiene su propia caja.

Esto significa que cualquier organización sin importar tamaño, sector o grado de desarrollo, necesitará su taxonomía de habilidades, lo que abre la puerta para que las empresas puedan refundar sus negocios, adquirir nuevas capacidades de gestión, entrar de lleno en la competencia de la innovación y creatividad, apoyarse en las metodologías ágiles y ocuparse de realizar la transformación digital.

 Para esto, es necesario dotar a los Recursos Humanos de nuevas herramientas de gestión para administrar los negocios, en donde las habilidades no solo sirvan para atraer talento, sino para desarrollarlo y retenerlo, así como para proveerle a las personas nuevas capacidades para que puedan hacer su trabajo.

 Una correcta política sobre éstas, permitirá mantener conversaciones poderosas entre los colaboradores y los gerentes, tener una evaluación de desempeño basada en el resultado del dominio de la habilidad a través de los OKR´s y de los KPI´s, y conocer habilidades y niveles de dominio superior y subyacente, con lo que se ayudará a las organizaciones a avanzar en la adopción de nuevas tecnologías, principal dolor de cabeza de la transformación digital.

Por: Mtro. Carlos Sánchez

Por: Mtro. Carlos Sánchez

CEO Techshare

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El Big Data, sin duda alguna, se ha convertido en una constancia día a...
Entre los posibles riesgos, la seguridad de la información es el más peligroso y...
Negocios como hoteles, restaurantes, bares, centros de entretenimiento como cines, tiendas de mochilas y...