Tecnologías de gestión

El carro, la lavadora, el celular, la computadora, el congelador, la maquinaria que usas y hasta tu fábrica. Realmente por donde veamos, hay metalmecánica. Una industria clave en la cadena de producción de básicamente todas las cosas que usamos, y sin duda, un pilar importante de la economía mexicana ya que se encuentra en las más variadas esferas del mercado.

Para México, la industria metalmecánica constituye el 17.6% del Producto Interno Bruto (PIB), según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), lo que representó casi cinco mil millones de pesos del último trimestre del 2021

Hoy traigo este tema a la mesa, porque cuando hablamos de esta industria, podemos decir que México es un jugador importante a nivel mundial. Entender la importancia, su impacto, y sobre todo, saber cómo impulsarla, puede ser revolucionario para el mercado de este país. De acuerdo con datos de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero), México es el 14º productor de acero en el mundo, empleando a más de 700,000 personas de forma directa e indirecta y produciendo más de 20 millones de toneladas de acero líquido. México se ha ganado una posición importante dentro del entorno global gracias al desarrollo y crecimiento de este sector.

Hoy, representa una capacidad productiva esencial para la economía mundial, al ser un país con operación y localización estratégica. Siendo proveedor para varios países de las industrias automotriz, aeroespacial, médica, electrónicos, electrodomésticos, entre otros. Pero para sostener esta competitividad es necesario –e indispensable— invertir para estar a la vanguardia. En la región, la industria metalmecánica sigue recibiendo significativas inversiones. ¿Pero la tecnología es una prioridad de esas inversiones? ¿Los recursos para innovación y mejora están siendo destinados correctamente? Según DataMéxico, el año pasado (2021) esta industria recibió más de 7 millones de dólares de inversión directa.

Durante los últimos años se han incorporado mayores niveles de tecnología, innovación y sofisticación, sin embargo, aún no se aprovecha todo el potencial del que se dispone.

Optimización y automatización

Cuando un ERP especializado es implementado, este se adapta y se alinea a los objetivos y características de cada empresa. Es decir, la industria metalmecánica puede sumarle la innovación que demanda este sector, sin perder su esencia y respetando sus particularidades.

Los sistemas de gestión posibilitan la optimización de procesos y la automatización de líneas de producción, desde el diseño del producto con alto grado de personalización, pasando por toda la cadena hasta la entrega del producto final. Adicional a insights y análisis críticos, con dashboards y gestión de indicadores, que generan una eficiencia operativa valiosa en su día a día.

Por: Damián Malfatti

Por: Damián Malfatti

Director de TOTVS México

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Al terminar la preparatoria tenía que decidir la carrera universitaria que estudiaría, siempre tuve...
La industria del conocimiento se en foca en la creación, adquisición, fortalecimiento y distribución...
La planeación es la clave para alcanzar con éxito los objetivos esperados. Puede sonar...